Cena Romántica a la luz de las velas... | Contigo y Conmigo
  Volver a las actividades

Cena Romántica a la luz de las velas…

Una de las costumbres más arraigadas en todas las culturas del mundo es celebrar los días señalados con un buen festín culinario. Sin duda, la mejor manera de disfrutar de un día romántico es una cena íntima en compañía de la persona amada.

En líneas generales, una cena romántica tiene que ser ligera y delicada, caracterizada por alimentos muy especiales, que degustemos muy ocasionalmente y, por supuesto, que destaquen por su gran calidad. Nunca viene mal decantarnos por la mitología afrodisíaca: las fresas, los vinos espumosos, el marisco, las especias o el chocolate… Todos ellos suelen convertirse en ingredientes habituales de un menú cargado de pasión.

Entrantes y primeros platos

El marisco siempre es una buena opción para comenzar la cena. Solo o acompañado, supone una buena manera de comenzar a abrir boca: ostras, vieiras, langostinos, gambas, cigalas… También son muy fáciles de preparar los canapés (ahumados, paté, caviar, jamón de pato, queso) y las brochetas (de pollo y pimiento; cerdo y piña; langostinos y champiñones; de verduras; berenjenas, jamón y queso).

No podemos dejar de mencionar las deliciosas ensaladas templadas, donde puedes poner a prueba toda tu creatividad. Por ejemplo, una ensalada de escarola, achicoria y berros, aderezada con unas gulas o gambas rehogadas con un poco de ajo y aceite de oliva virgen. También son excelentes las ensaladas de lechugas variadas y espinaca acompañadas con fruta (granada, mandarina, manzana, uva), frutos secos o queso (azul, graso, de cabra).

Asimismo, un éxito asegurado es decantarse por elaborar platos fríos como mousse, carpaccio o cócteles. Por cierto, no olvides que preparar una fondue o una raclette puede convertirse en una alternativa divertida y cómoda para disfrutar de una cena romántica.

El bocado más contundente

Para los segundos platos siempre hemos de tener en cuenta que la elección ha de ser contundente y sabrosa, pero a la vez sobria. Por eso, los pescados más delicados y las carnes más exquisitas siempre dan en el clavo en cualquier mesa. No olvides preparar siempre algo fácil de comer: las aves pequeñas llenas de huesecillos o los pescados con muchas espinas pueden poner a prueba la paciencia de cualquiera.

Las opciones son innumerables: solomillo, carnes o pescados rellenos, un buen entrecot, pez espada, salmón, rape, escalopes de carne o de pescado… todo ello a la plancha, asado, o acompañado de alguna salsa ligera. Acuérdate de hacer buen uso de los aceites y vinagres balsámicos y las especias: una combinación adecuada te garantizará la mayor de las satisfacciones.

Para terminar, dulce.

La fruta y el chocolate son dos ingredientes básicos a la hora de conjugar el mejor postre. Una macedonia de frutas exóticas y fresas, aderezada con miel o caramelo puede ser una opción sencilla, así como las fondues de chocolate. Por cierto, recurre a la canela o la vainilla para aromatizar tus postres: su conocido efecto afrodisíaco será la guinda del pastel de una cena inolvidable.

Fuente: facilisimo.com

 

 

Etiquetas: , , , ,

Dejar un comentario

Print FriendlyEnvía esta información a quien pienses que le pueda ser útil, ¡te lo agradecerá!